lunes, 12 de octubre de 2015

Y llegó Octubre,
y con él,
la indiferencia y el recuerdo
de todo lo que un día fuimos.

Me hubiese gustado
que hubieras venido a verme,
y que hubieses visto Madrid
desde mi ventana.

Que hubieses pasado
las tardes de invierno
paseando por callejones
y mimándote conmigo.

pero no.
por que los cuentos de hadas
no son para mí,
son para otras.

por que;
si me saliese bien
una misera jugada
no sería yo.

porque, si todo esto
fuese tan fácil
como dicen que parece
no seríamos
                                                                                                                          nosotros.