jueves, 14 de diciembre de 2017

Cuando alguien te toca el corazón, quizás ya es demasiado tarde para querer darte la vuelta, y demasiado pronto para pensar en las consecuencias que eso te acarreará.

Cuando alguien te toca el corazón, te hunde en el más hondo agujero, pintado de rosa y purpurina, y te lleva a un bonito castillo.

Cuando alguien te toca el corazón, comienzas a permitir más que nunca, ves flores detrás de vuestros pasos, y un gran y nítido futuro delante de vosotros.

Hasta ahí todo bien;
el problema viene cuando,ese tipo de persona con nombre de huracán,
llega un día y te toca el corazón tan fuerte que lo rompe.

En mil pedazos.

Y ya no puedes salir de ese hondo y bonito agujero.

Y comienzan las frases de "Va a volver, estoy seguro","me quiere,lose" o "estamos destinados el uno al otro, el tiempo dirá".

Y no.

El tiempo no dice nada, porque callando aporta todo.

Silencio.

Ruinas.

Una bonita caracola para oir el mar y, una ventana enorme para ver la luz. Esa luz que destella, pero que no puedes tocar.

Barreras, de tu propio corazón.

Murallas, que el viento no puede derribar.

Y ahí, en ese jodido punto, solo te queda esperar a alguien, que reconstruya tu escalera, que te rompa la ventana, y que te lleve a ver el mar.

                    Sin rozarte apenas el corazón.

martes, 12 de diciembre de 2017

Retorno.

Cuenta una vieja leyenda árabe, que dos amigos viajaban por el desierto y que en un determinado punto del viaje discutieron. Uno de estos amigos, tuvo el valor de pegarle una bofetada al otro, y ofendido, este último escribió en la arena: "Hoy, mi mejor amigo me ha pegado una bofetada."
Continuando su camino, encontraron un oasis donde decidieron bañarse. El que había sido abofeteado, en un despiste comenzó a ahogarse, siendo rescatado inmediatamente por su amigo.
Al recuperarse, tomo un rotulador y escribió en una piedra: "Hoy, mi mejor amigo me ha salvado la vida".
 Intrigado, el amigo le preguntó: "¿Por qué después de haberte pegado escribiste en la arena y ahora que te he salvado escribes en una piedra?"
Sonriendo, el otro amigo le respondió: "cuando un buen amigo nos ofende, debemos escribir en la arena donde el viento del olvido se encargue de borrar nuestra ofensa, pero cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde ningún viento pueda borrarlo."
Así, que yo no he sido capaz, queridos lectores, de borrar de la memoria del corazón viejos recuerdos que hoy día llegan a mi cabeza como si de un huracán se tratasen, y sigo sin poder (ni querer) encontrar otra forma de dejarlos escondidos que no sea escribiendo, aquí, para todos vosotros sin demora alguna.
Mi abuela siempre decía que, donde hubo tormenta una vez quemaron al fénix, pero que, como buen pájaro libre, cuando escampó el cielo resurgió de sus cenizas.-

lunes, 15 de agosto de 2016

"Prefiero tener cabeza a tener huevos" dijo él; y eligio la comodidad del momento, el cariño, los abrazos, las visitas diarias, el conformismo absoluto de una vida relajada,las comidas de domingo con sus padres, el amor puro que ella le daba: la facilidad. Eligio todo eso por circustancias y por cabeza, eligio decidir que su unica vida seria gastada con cabeza, y no compasion; pero queridos lectores, el acabo bien, lo que no acabo bien fue el otro, su corazón.

domingo, 24 de enero de 2016

"El amor de mi vida"

Todo el mundo recuerda la primera vez que le rompen el corazón.
Es una sensación extraña, como la que te recorre cuando se te cae un vaso de cristal antes de que llegue al suelo y se rompa en millones de pedacitos; el saber que por mucho que corras ya no vas a poder hacer nada para salvarlo. Una vez alguien me dijo que a problemas difíciles,soluciones estúpidas; y yo creo que es el mejor consejo que me han dado hasta ahora, pero que es totalmente inválido para los temas de eso que llamamos corazón. No creo que al encontrar a tu príncipe azul se te vuelvan a unir los pedazos que un día alguien dejó caer como si fuesen los componentes de un simple vaso de cristal. De verdad que no lo creo.
Existe la teoría de que naces unido a tu alma gemela, y una vez adquieres cuerpo, te  separan de ella; estando así destinada a encontrar al amor de tu vida. Si tanta gente muere sola, será porque la mayoría de almas unidas no encajan a la perfección, aunque sólo sea por matices. Y si esto es verdad, no se cómo cojones quieren que seamos felices, si ya nacemos con el alma partida en dos, y poco a poco se desquebraja en más de cien mil pedazos intentando encajar con otra a la que queremos llamar "el amor de mi vida".

lunes, 7 de diciembre de 2015

Por donde empezar... porque hay noches y noches. Hay noches de mirarse a la cara y decir hasta aquí, noches de "por favor vuelve", noches de silencios incómodos, noches de "quedate un poquito más"...

martes, 10 de noviembre de 2015

A ti, al que siempre quise
al que nunca deje de buscar;
por el que buceé en los mares más profundos
y exploré en las selvas más malditas;
recorrí millas y millas hasta hallar
una pizca de tu existencia,
pero
nada
hubo.

Froté mil y una lámparas mágicas,
convencida de hallar
a ese genio azul,
que me conceda tres deseos;
aunque yo solo quiero uno...tú.

Tiré miles de monedas
de todos los valores, tamaños y colores
pero ninguna sonó,
como la lluvia que caía sobre Madrid
cuando estábamos juntos.

Y volé sobre tus fantasías
acompañado de la alfombra mágica,
pero nada de esto dio resultado,
porque cuando no te quise,
bien que fuiste apartado
y ahora que yo te busco,
el que no me quieres eres tú;
amor, amante y amado.




domingo, 8 de noviembre de 2015

Reflexión 14:01

También tu desastre fue bonito,
certero y fugaz,
como el cielo un 12 de Agosto.
También las perdices volaron,
y nunca logramos comérnoslas;
pero ya que más nos da.

Hace tiempo que comprendí,
que sus principios son distintos,
pero que acaban de la misma forma:
conociéndose a sí mismo.

Y que, por mucho que se queje,
por mucho que intente decir
que se siente solo, no puede
porque está más acompañado que nunca.

Mi presencia contigo,
se queda aquí, ya que
has echado a volar con las perdices
y yo no he sido capaz
de seguirte el rollo.